pecados

Reflejos de la conciencia Mi dueño era un pequeño albañil. Mechones de su cabello pugnaban por asomar bajo su gorra de obrero. Vestía pantalones de pana manchados de cal. Tenía en sus ojos el brillo de la bondad. Me compró una tarde de verano. Intuí que íbamos a ser buenos amigos. Cada línea escrita sobre…

José J. Gómez PalaciosCategorías Blogs, Las cosas de Don BoscoPublicado el 1Etiquetas , , , , , ,