Peguy

A la entrada de mi vida el tiempo era sólo futuro, hacía añicos la espera y empapaba mis pañales. Era 1941. Hoy tengo ochenta años y un sueño duro, cuando lo cojo, al que hay que propinar patadas para que se detenga ¡ay! En tantos sitios me llamaban el muerto, nadie duerme donde puedo hacerlo…

Paco de CoroCategorías Blogs, De andar y pensarPublicado el 8Etiquetas , , , , , , , , , , ,