Rafael Alfaro

Nadie limpia sin mancharse. Llovía para nosotros. Y caía bien. Para los que estábamos al acecho tras los cristales del autobús. Una lluvia de gotas lánguidas, más propensas a planear, a pasearse por los paraguas, las cabezas y los hombros, que a caer en el suelo. Una llovizna que hacía el día más lento. Y…

Paco de CoroCategorías Blogs, De andar y pensarPublicado el 1Etiquetas , , , , , , , , ,