Sáez Cruz

Durante mis cuatro años de estudiante de Teología en la docta Salamanca siempre que iba al cementerio me gustaba pasarme ante su tumba. Me preguntaba qué se traería ahora entre manos ese raro explorador de anomalías por los despeñaderos de la cultura y del humanismo.             Padres inquisidores y doctores de la Escolástica, de cuya…