Tres jóvenes renuevan su profesión religiosa para seguir al servicio de los jóvenes

En el proceso formativo de los salesianos, hay momentos especiales. Uno de ellos es la renovación de la profesión religiosa. Hasta hacer la profesión perpetua, el compromiso para siempre de ser salesiano, hay unos años en los que esa profesión religiosa se va renovando, dentro de un camino formativo, vocacional, de discernimiento.

Así lo hicieron, el pasado fin de semana tres jóvenes salesianos. Luis Álvarez, en la parroquia San Juan Bosco (Salesianos Paseo) y Alberto Arteaga, en la parroquia María Auxiliadora (Salesianos Atocha), ambas de Madrid; y Luis Pernas, en la iglesia de María Auxiliadora de Salesianos de Villamuriel de Cerrato (Palencia).

En la ceremonia, que se realiza en el marco de la Eucaristía, los tres jóvenes salesianos volvieron a recitar la fórmula de la profesión religiosa, a comprometerse, viviendo en comunidad, a vivir los votos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia, siguiendo el estilo de Don Bosco.

En las tres eucaristías participaron, también, algunos familiares de estos salesianos, animadores y jóvenes de los centros juveniles donde están desarrollando su tarea pastoral, y otros salesianos.

Para cada salesiano, la renovación de la profesión religiosa es un momento importante, pues va reafirmando su camino vocacional. Y para toda la comunidad salesiana, un acontecimiento de alegría que se vive en clave vocacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.