Un año para seguir caminando

Queridos lectores y amigos del Boletín Salesiano: ¡Feliz año nuevo! Hemos quitado de nuestras paredes y mesas los calendarios de un 2020 que, dicen algunos, hay que borrar de la memoria. No estoy de acuerdo. Este año forma parte de nuestra vida. Y la vida tiene luces y sombras; momentos felices y otros marcados por el sufrimiento. Pero todos son materiales con los que se construye nuestro ser; experiencias que van conformando nuestra historia.

Y en esa historia están los rostros de tantas personas que permanecen en nuestro recuerdo. Los que nos han dejado, los que han sufrido, los que siguen sufriendo las consecuencias de esta terrible pandemia. Pero también, los rostros y las acciones de quienes han ayudado, los que han estado –y continúan– luchando en primera línea contra la enfermedad, los que han multiplicado iniciativas para estar al lado de los que peor lo están pasando.

Familia comprometida

Como Familia Salesiana podemos estar orgullosos porque todos los que la formamos hemos puesto todas nuestras energías al servicio de los jóvenes y de las familias que más lo han necesitado en este tiempo. Se han multiplicado proyectos, se han puesto en marcha iniciativas para colaborar, como parte activa de la sociedad, para paliar las consecuencias de esta situación.

Abrimos el 2021 con el mes dedicado a Don Bosco, al que “el Espíritu Santo suscitó para la salvación de la juventud”, como declaran las constituciones salesianas. Como nos ha propuesto el Rector Mayor en el Aguinaldo, este es un año para “aprender y ejercitar la Esperanza”, mirando a nuestro Fundador que confió siempre en la Providencia, que no se arredró ante las dificultades, sino que, con creatividad, involucró a personas y grupos para llevar adelante obras a favor de los jóvenes. Buscando, siempre, ser para ellos signo del amor de Dios.

El año de don Álbera

A lo largo de la historia salesiana hemos tenido ejemplos de seguidores del santo turinés que han sido, en su tiempo, otros Don Bosco. En 2021 celebramos el centenario de la muerte de Pablo Álbera, segundo sucesor de Don Bosco como Rector Mayor. Dedicaremos algunas de nuestras páginas a conocer mejor su vida.

También vamos a dedicar espacio, las páginas centrales, a presentar la encíclica Fratelli Tutti, del papa Francisco. El salesiano Francesc Riu irá explicando los aspectos más relevantes de un documento programático para la vida de la Iglesia y como referente para la sociedad. Y es importante que lo conozcamos.

Abrimos un nuevo año, que se presenta ante nosotros como posibilidad de seguir caminando. No estamos solos. Dios está a nuestro lado. María es auxilio en los momentos de prueba. Así podemos seguir avanzando con optimismo salesiano pues, como nos propone nuestro Rector Mayor, “nos mueve la Esperanza”.

 

Fuente: Boletín Salesiano

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.