Varios profesores musulmanes del Colegio Salesiano de Kenitra peregrinan a los lugares de Don Bosco

La obra salesiana de Kenitra, Marruecos, organizó del 9 al 17 de abril una visita a los lugares salesianos, con la participación de siete profesores acompañados por el director, el español José Antonio Vega. En este lugar los hijos de Don Bosco fundaron la escuela en 1937 y, a fecha de hoy, es la única casa salesiana en el país norteafricano.

Es bien sabido que en la escuela salesiana de Kenitra los profesores son todos musulmanes y la enseñanza del islam es obligatoria. El carisma salesiano se difunde por la presencia constante de los salesianos entre los jóvenes y muchos educadores se consideran “salesianos musulmanes”.

José Antonio Vega organizó un programa de formación que comprendía conocer todos los lugares salesianos: Valdocco, Turín e I Becchi, Colle Don Bosco y Chieri, entre otros. Las comunidades salesianas del Colle, Chieri y Valdocco, conocedoras de esta experiencia, invitaron al grupo para compartir la comida y la cena con ellos y conocer el motivo de esta hermosa iniciativa.

La Obra Salesiana de Kenitra cuenta con 80 años de existencia, además de 1.400 alumnos y 80 profesores musulmanes. Los diversos sectores del colegio (Infantil, Primaria, Media y Profesional) tratan de vivir cada día el diálogo con el mundo musulmán, aplican la pedagogía salesiana y dan testimonio con el máximo respeto. Don Bosco es conocido y amado, y todos se sienten orgullosos de ello; por ello parecía, llegado el tiempo de responder a alguna propuesta de los mismos profesores, que deseaban una mayor formación salesiana y conocer los lugares de Don Bosco. Al principio de curso se lanzó la idea a un pequeño grupo para conocer los lugares salesianos y algunos respondieron pagando ellos mismos los costes.

Todos han regresado contentos y admirados: “Conocía desde hace años cosas de Don Bosco, ahora estoy capacitado para entender mucho más y sobre todo el porqué de su trabajo por los jóvenes”, afirma uno de los profesores participantes. La Obra salesiana se completa con una pequeña parroquia de extranjeros, sobre todo jóvenes universitarios africanos. Los salesianos allí se proponen ser “un pequeño puente” (significado de Kenitra) entre cristianos y musulmanes. Esta pequeña Iglesia de testimonio en un pueblo cien por cien musulmán es significativa en la vida de la Iglesia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.