Veranos que salvan

Repasamos juntos la mochila. Otra sudadera más, en Pirineos ya se sabe. Se va quince días, se me van a hacer eternos, a él se le pasarán en un suspiro. Ya no hace falta que me pida permiso, el primer campamento le cambió la vida. Me lo dijo su abrazo prolongado a la vuelta, no hicieron falta palabras. Las heridas de la adolescencia habían sanado y él sabía por fin quién era. Hay cosas que ni las madres podemos arreglar, tan solo acompañar en silencio, como cuando ves que se van a caer, ahogas el grito y preparas las tiritas y el Betadine.

Allí sanó, escuchando el eco de antiguas montañas que le devolvieron su voz y descubriendo aguas cristalinas que reflejaron una imagen que podía reconocer. Al abrigo de amigos nuevos, a la luz de una vela que, según me contó, se había ganado por ser como era. Se había sentido único, diferente, valorado, elegido para amar y ser amado. Los salesianos que lo acompañaron supieron captar enseguida su esencia y brilló, ¡no imagináis cómo brilló! Yo nunca le había visto tan feliz y esa felicidad perdura hoy, forjada a base de cariño y confianza en él.

Hoy vuelve a salir de casa con su mochila. Es su último año, lo sabe y se siente agradecido. Ha crecido por fuera, empiezo a ser consciente de cuanto, pero sobre todo por dentro, se le ha agrandado el alma y la sonrisa. Sé que le irá bien, María Auxiliadora se ha colado en el último bolsillo de su mochila. Estoy tranquila. Baja la cuesta y le pierdo de vista. Parzán le espera. En la puerta, el más peque pregunta:

—¿Cuándo podré ir yo, mamá? Se le ve tan feliz.

Le sonrío y le digo:
—Cuando estés listo para estrenar la mochila de la libertad.
—¿Y eso dónde se compra, mamá?
—Eso se gana, hijo, se gana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.