Vocaciones y vacaciones

Pues sí, termina un curso especial marcado todavía por la excepcionalidad de la pandemia que ha seguido condicionando toda nuestra vida y la vida de las casas salesianas y sus actividades. Pero termina, en el mes de junio, con noticias vocacionales que nos llenan de esperanza.

En este final de curso hemos vivido las profesiones perpetuas de una joven salesiana, de doce jóvenes salesianos, la ordenación diaconal de tres y la ordenación sacerdotal de dos. Acontecimientos celebrados con alegría por toda la Familia Salesiana que da gracias a Dios por seguir llamando a jóvenes que, con el carisma salesiano, entregan su vida al servicio de otros jóvenes.

La animación vocacional es una dimensión prioritaria de la pastoral juvenil y de la acción salesiana. Es alentador el camino que se ha venido realizando en este ámbito, dando profundidad a las propuestas y procesos, pensando toda la pastoral juvenil en clave vocacional, para que cada joven pueda descubrir su propio camino en la vida como respuesta a lo que Dios quiere de cada uno.

Respuestas vocacionales, que se van dando entre los jóvenes, que nacen del acompañamiento que han vivido y que tanto se está trabajando en la acción pastoral salesiana. Fruto de la experiencia en el acompañamiento es el manual sobre la formación de acompañantes de los jóvenes que ha nacido de la pastoral juvenil salesiana. Se trata de una aportación novedosa y original para toda la Iglesia.

Abierto por vacaciones

Y con el fin de curso, en nuestros ambientes educativo-pastorales, comienzan las vacaciones. Después de un curso vivido aún en medio de la pandemia, que ha supuesto un mayor esfuerzo, dedicación y creatividad entre educadores y agentes de pastoral y en los propios chicos y chicas de nuestras casas, viene un tiempo de descanso y de cambio de actividad.

De hecho, la mayor parte de nuestras casas seguirán abiertas por vacaciones. Cuidando las recomendaciones sanitarias de las autoridades, centros juveniles, parroquias, plataformas y colegios ofrecen a niños, niñas y jóvenes actividades formativas, grupos de fe, campamentos, veranos urbanos… Especialmente este año, hay que valorar y agradecer el esfuerzo que realizan los animadores de estas actividades, la mayoría de ellos jóvenes, que dedican parte de su tiempo a llevar adelante esas iniciativas a favor de otros jóvenes. Toda la Familia Salesiana puede sentirse orgullosa de tanta vida como brota en nuestras casas.

 

Fuente: Boletín Salesiano

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.