El batacazo PISA

8 febrero 2024

El informe PISA es un estudio internacional que, desde el año 2000, evalúa el rendimiento académico de alumnos de 15 años en diversos países.

Se evalúa la capacidad para comprender textos, razonar ideas y argumentar con lógica. También la capacidad de resolver problemas matemáticos y de comprender conceptos científicos.

Lo cierto es que los resultados de esta última consulta han sido desastrosos en España, los peores desde el inicio del informe. Han sonado las alarmas ante tal desastre de modo que todos están buscando fallos y como solucionarlos.

Es cierto que la pandemia dejó huella en las vidas de niños y adolescentes y los resultados obtenidos han podido ser condicionados por la COVID, pero también es cierto que eso no es justificación para haber sacado las peores notas de la historia del PISA.

Conviene analizar despacio qué es lo que ha pasado. Yo, de entrada, me atrevería a subrayar tres cuestiones que creo han influido en este suspenso morrocotudo.

En primer lugar, la vertiginosa evolución de la técnica. La informática ha cambiado la manera de pensar y razonar. La reflexión del libro, la interiorización lenta de lo que se lee ha sido sustituida por el vértigo de la informática que soluciona aceleradamente los problemas. Ahora, más que aprender a pensar se enseña a buscar; más que a redactar y expresarse, se enseña a copiar conocimientos.

Por otra parte, la multiplicidad de leyes educativas en nuestro país es incomprensible. Si mis cálculos no fallan, estamos en la ley número 10 de las habidas en la democracia. Cada grupo que llega al poder cambia la ley que puso el gobierno anterior. Es absolutamente imposible que los enseñantes puedan asimilar las efímeras novedades legales permanentes. Después de tantos años no se ha llegado a un pacto educativo, ¿qué éxitos esperamos entonces?; las leyes de educación se hacen con criterios políticos, no educativos.

Además, el eterno, cansino y aburrido debate entre educación pública y concertada, hace que la clase política busque en la Escuela una actitud de permanente enfrentamiento; así, educadores excelentes de la Escuela pública y de la concertada parece que tengan que estar condenados a un litigio permanente entre ellos. Hay quienes han querido convertir la Escuela en un campo de batalla donde niños y adolescentes son espectadores víctimas colaterales de una contienda caduca.

Es sólo una opinión, claro, mi opinión. Lo que es incuestionable es que la educación española ha suspendido y, por ende, también los responsables políticos y educativos han sacado un suspenso de libro.

En otros tiempos tendrían que repetir… ahora, pasarían directamente de curso.

1 Comentario

  1. Miguel

    Pues sí. Diríase que todo está diseñado para favorecer la mediocridad. Desde la secundaria hasta los más altos niveles de la universidad.
    SE diría que, parodiando aquella célebre expresión que se pronunció en el Congreso de Diputados: «Cuanto peor, mejor».

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

También te puede interesar…

Los sonidos de la Tierra

Los sonidos de la Tierra

En 1719, el escritor y periodista británico Daniel Foe (1660-1731), conocido más popularmente como Defoe, escribió la...

La madre es lo primero

La madre es lo primero

Debo a Yassine Halim el “peluquero de Don Bosco”, llegado a Tenerife en patera desde Agadir, Marruecos, el haber...

¡Gracias, don Ángel!

¡Gracias, don Ángel!

Estábamos en el aula del Capítulo General 27, junto a otros 250 salesianos de todo el mundo, cuando comenzó la...