Insólito

10 mayo 2024

Primera lección del primer curso de Periodismo: “Si un perro muerde a un hombre, no es noticia; si un hombre muerde a un perro, eso sí es noticia”. La noticia se alimenta de lo insólito.

Viene esto a cuento porque quiero compartir mi alegría por haber participado, el sábado 20 de abril, de la ordenación episcopal de dos de mis hermanos salesianos, el cardenal Ángel Fernández Artime, rector mayor de la Congregación, y el sacerdote Giordano Piccinotti, presidente de la APSA.

No es raro, aunque tampoco frecuente, ordenar obispos. Lo insólito es que uno de ellos haya sido, durante más de seis meses, cardenal sin ser obispo. Lo insólito es que Ángel Fernández Artime, siendo cardenal, haya continuado al frente de la Congregación de Don Bosco, y que ahora, siendo arzobispo titular de Ursona (¿la Osuna sevillana?) siga siéndolo hasta el 16 de agosto. Lo insólito es que yo, hijo de Don Bosco, miembro de su Congregación, le imponga las manos al sucesor de Don Bosco, a mi superior.

¿Es insólito que personas llamadas por Dios al servicio de los jóvenes, sobre todo de los más pobres y abandonados, seamos destinados a servicios que, al menos en apariencia, nos alejan de aquellos a quienes hemos ofrecido nuestra vida?

Ciertamente deberían ser excepciones que confirman la regla expresada en aquel juramento hecho por Don Bosco, cuando los jóvenes, con su oración y sacrificios, le rescataron de una enfermedad mortal: “Jóvenes, me habéis salvado la vida; os pertenece. He prometido a Dios que hasta mi último aliento será para vosotros”.

Condicionantes salesianos

Que en la Iglesia católica haya actualmente once cardenales y un largo centenar de salesianos obispos se justifica solamente si se dan algunas condiciones:

  • Que la misión salesiana se viva comunitariamente, de modo que la acción directa de unos y la indirecta de otros, en favor de los jóvenes, se complementen.
  • Que vivamos nuestro ser pastores como un servicio de la Iglesia al Reino, en respuesta al Papa que lo ha solicitado.
  • Que seamos una voz profética, en el interior de la Iglesia y en el exterior, en favor de los jóvenes, que constituyen una periferia existencial y que son “la porción más preciosa de la sociedad” (Don Bosco).
  • Que vivamos nuestro sacerdocio pleno como un servicio pastoral, con humildad y sencillez, según el corazón de Cristo, Buen Pastor, a quien casi todos llevamos en la cruz pectoral.

Dios quiera que todo esto no sea insólito.

Bienvenidos, Ángel y Giordano, no al grupo de obispos salesianos, sino al de salesianos obispos, al servicio del Reino en la persona de los jóvenes.

1 Comentario

  1. Geli

    Que hermoso comentario,»los jóvenes son la porcion más hermosa de la sociedad»,esperemos que se respete y vivan una juventud sana y llena de valores,aquellos que tan bien sabeis vivir los salesianos

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

También te puede interesar…

Rodrigones que aman

Rodrigones que aman

“Per aspera ad astra”[1] fue la famosa frase que llegó a decir Séneca y que ha quedado hasta nuestros días. No...