Justo a tu medida

El Rincón de Mamá Margarita

22 marzo 2024

Yasury Romero

Yasury Romero

Pareciera que el customizar las cosas se ha puesto de moda, que es un punto de calidad, que es original el personalizar, pero esta es una práctica muy antigua para Dios.

Luego de recorrer la Cuaresma de cada año y de cara a la llegada de la Semana Santa, siempre me suelo preguntar ¿Qué nos depara esta Semana
Santa?, porque año a año puedo constatar que Dios nos diseña una semana personalizada para cada uno, a medida, con lo que necesitas vivir: en algunas ocasiones servicio al prójimo, en otra oración, en otra encuentros, en otra descanso; o una buena mezcla.

Jesús ante cada encuentro, antes de gestar cada milagro siempre preguntaba qué necesitas, qué quieres que haga por ti, qué buscas. El valor de lo personal, de la necesidad específica, la ausencia de las respuestas genéricas y los lugares comunes ¿Te has preguntado qué te ha preparado Jesús para esta Semana Santa? ¿Le has manifestado qué quieres vivir?

Me hace pensar, también, en Don Bosco que ofrecía a cada oratoriano un bollo de pan acorde al tamaño y apetito de cada uno. Esta es la cultura del detalle de nuestras casas salesianas, donde cuentan las particularidades de cada uno.

Ya sea una moda del mundo o una tradición de Dios te invito a abrir bien tus sentidos, y en especial el corazón, para degustar cada detalle de esta semana que Jesús ha diseñado justo para ti, disponte a vivir la semana que necesitas en este momento vital que transitas ¡Justo a tu medida!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

También te puede interesar…

Familia, refugio y esperanza

Familia, refugio y esperanza

Miles de jóvenes en el mundo no gozan del calor de sus familias cuando se encuentran inmersos en procesos migratorios buscando nuevas oportunidades. ¡Qué importante es la familia que acoge, que educa, que da amor…!