La oración, interioridad con Dios

Aprendiendo a Vivir

16 junio 2022

Abel Domínguez

l

La oración es ese acto interior de cada persona en el que nos acercamos a Dios, hablamos con Él y le pedimos por el bien de las personas y el mundo que nos rodea. Por medio del Espíritu Santo, Dios nos escucha.

Hablamos tantas veces de serenidad, de paz interior o de calma, que da la sensación de que eso de la oración está reñido con el ruido cotidiano de la vida.

Sin embargo, quiero pensar que es un error y que, de pensar así, todo lo que ocurre en la calle quedaría excluido de la oración.

Para hablar con Dios, para estar un rato con él, el silencio puede ser una ayuda. Una ayuda para percibir y concentrarse en su presencia, en su cercanía, en su acción. Precisamente por eso, la calle y el ruido de la vida, son el escenario donde vamos a poder notar su presencia, cercanía y su actuación.

Cuando reces, acuérdate de las personas que gritan y que escuchas mientras rezan. Porque van camino del trabajo, vuelven de vacaciones o están en el patio desahogándose de alegría. Son tus hermanos y hermanas. El mundo no se detiene porque tú te pongas a rezar. Así que intenta que esas personas estén presentes en tu oración.

Cercanía con Dios

Cuando vayas a rezar, cierra la puerta a todo lo que te distraiga: la pereza, el orgullo, el postureo. Y métete en el interior de la vida, allí donde Dios se hará cercano: en el hospital, en el autobús, en el ascensor.

Reza con nombres y apellidos concretos, con espacios de tu día a día, con palabras de tu lengua y vocabulario personal.

Cuando, al rezar, no sepas qué decir, cállate y escucha. Escucha desde dentro, con atención y paciencia, con cariño y confianza.

Cuando no sepas por qué o por quién rezar, abre el periódico, enciende la radio o la televisión y da gracias por el arte, la cultura, los logros sociales, los avances en derechos y en ciencia, los ejemplos de entendimiento. Y solidarízate con quienes sufren, pide la paz y elimina fronteras, porque en Dios esos límites no existen.

Cuando quieras rezar en un lugar apartado, sereno, tranquilo, no te olvides de llevar hasta allí un hilo de amor que te mantenga en unión con las tareas y personas que quedan aparte durante ese momento. Porque ese es el hilo que Dios pone en tus manos, en tu oración, para vivir en relación con él, estés rezando o no. Un mismo hilo que te une a Dios y al mundo; a lo que pasa en la calle y a lo que pasa por el corazón de Dios. Lo importante no es que no haya ruido, sino que no sueltes el hilo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar…

Vacaciones en familia

Vacaciones en familia

¡Ay! ¡Las ansiadas vacaciones! Después de todo el año de trabajo y el curso de los chavales, todos deseamos poder...

Deberes de verano

Deberes de verano

En ocasiones la vida nos zarandea, nos saca de esa especie de letargo mental en la que la prisa y la rutina nos...

Las hierbas colorantes

Las hierbas colorantes

¿Quién es ese chiquillo que nos visita cuando el otoño nos viste de colores anaranjados y ocres? Ésta era la pregunta...