Las ‘ocurrencias’ de la Biblia

2 junio 2023

La justicia social parece una “ocurrencia” bien consolidada en la Biblia. Éste es uno de los temas recurrentes en muchas partes del libro sagrado, y es un eje vertebrador de todo el texto bíblico.

Si empezamos por el libro del Éxodo, podemos decir que el lío que se montó frente al faraón tenía como motivo la justicia social. “Ciertamente he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he escuchado su clamor por causa de sus opresores, porque conozco sus padecimientos” (Ex, 3,7). La misión de Moisés está configurada en base a esta situación de injusticia: “Ahora, pues, ¡anda! Te envío a Faraón: ¡saca de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel!” (Éx 3, 10)

Vamos, que Dios no envía a Moisés a construir un templo, sino a liberar a un pueblo oprimido, en términos de condiciones laborales, como lo llamaríamos hoy.

En la segunda parte del libro del Éxodo están especificados los códigos éticos que el pueblo de Israel se compromete a respetar delante del Dios que le ha librado de la opresión de Egipto. Allí aparece como tema recurrente, la justicia social: el respeto a los débiles, al extranjero, a la viuda y al huérfano. (Ex 22). La institución del Sábbat tiene una inspiración de nivelación de las diferencias. El Sábado, nadie, ni siervos ni amos podían trabajar. Es una salvaguarda contra la explotación. Dios manda descansar a todos.

En la Biblia hay una preocupación por favorecer la equidad, y se dan disposiciones para favorecerla. Hay abundantes citas en las que se tiene en cuenta a los más pobres: No rebuscar en la viña o el trigal, para dejar que los pobres puedan encontrar alimento: (Lev, 19, 10). Otra institución, la del año sabático, tenía como finalidad evitar la acumulación de riquezas. (Levítico, 25, 25). En Dt 15, 4 existe la preocupación de que “no haya entre vosotros mendigos”.

En los profetas hay críticas muy duras contra quienes acumulan bienes y se olvidan de sus hermanos. El profeta Amós critica con mordacidad a las mujeres de las clases altas a las que llama “Vacas de Basán”, por sus banquetes y su lujo, un insulto frente a los menesterosos. (Amós, 4,1) En 8,4 arremete contra quienes trucan las balanzas, acumulan dinero a costa de los pobres.

Miqueas es muy duro contra aquellos que hacen sufrir al pueblo “¿No concierne a vosotros saber lo que es justo?… que coméis asimismo la carne de mi pueblo, y les desolláis su piel de sobre ellos y les quebrantáis los huesos”.

Isaías también tiene la ocurrencia de hablar de la justicia:  haced justicia al huérfano, amparad a la viuda. (1,17) arremete contra los especuladores inmobiliarios (ya los había entonces) Is 5,8. ¡Ay de los que juntan casa a casa, y añaden heredad a heredad hasta ocuparlo todo! ¿Habitaréis vosotros solos en medio de la tierra?
El Salmo 71 también es muy explícito cuando habla del rey justo: “Salvará al pobre que suplica; al afligido que no tiene protector.

Llegando ya al evangelio, Jesús expresa muy bien en la parábola del rico y Lázaro lo que piensa sobre aquellos que acumulan bienes y olvidan a los pobres:(Lc, 16)
El cántico de María es bastante preciso: “Derriba del trono a los poderosos, y enaltece a los humildes” Lc 1, 53: “A los hambrientos colma de bienes y a los ricos despide vacíos”.

La carta de Santiago es contundente: “He aquí, clama el jornal de los obreros que han cosechado vuestras tierras, el cual por engaño no les ha sido pagado por vosotros (5, 4).

Esto no es más que una selección apresurada de las numerosas citas en las que destaca la preocupación por la justicia social, y por evitar las desigualdades.

Estas “ocurrencias” son mucho más numerosas si sumamos las de los Padres de la Iglesia, como San Ambrosio; San Basilio; San Agustín o San Juan Crisóstomo. Con ellas  tenemos una gran cantidad  de invectivas en favor de la justicia social. Para los Padres de la Iglesia estaba muy claro el destino universal de los bienes. Este tipo de ocurrencias es constante desde los albores del cristianismo. Sería una buena ocurrencia leerlas antes de hacer declaraciones.

4 Comentarios

  1. Josep LLUÍS BURGUERA PÉREZ

    Muy interesante el artículo y apropiado su título.

    Responder
  2. Miguel

    Gracias, Josep Lluís.

    Responder
  3. Juanjo

    Muchas gracias Miguel por tu manera de comunicar! deseando lo próximo.

    Responder
  4. Juan Manuel Gómez Alarcón

    Muy interesante, Miguel.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

También te puede interesar…

Ascuas de Pascuas

Ascuas de Pascuas

Una de las más hermosas realidades de la Pastoral Juvenil ha sido la celebración de pascuas en las que, de modos muy...