Los pobres hijos del pueblo

27 enero 2022

Hace unos días asistí sin querer a una conversación en plena calle en el centro de Sevilla. Estaba esperando el autobús y un señor de unos setenta años conversaba con otro más o menos de su misma edad. No pude evitar escuchar la conversación que se desarrollaba, además, en voz alta y perfectamente audible. El que llevaba la voz cantante en la conversación le estaba contando a su amigo que se había educado en los salesianos. Que en tiempos de penuria y adversidad para muchas familias, como fueron los años cincuenta en España, pudo estudiar gracias a que los hijos de Don Bosco lo acogieron interno y gratuitamente en los talleres de la Trinidad. Hablaba maravillas de aquellos años y se notaba en su voz la emoción de quien se siente verdaderamente agradecido a cuanto vivió en aquella época. Lo que he sido – un profesional de la carpintería – y lo que hoy soy se lo debo, decía, a los salesianos.

Me emocionó escuchar aquel testimonio libre, gratuito, anónimo. No me atreví a intervenir en la amigable conversación. Pero me hizo pensar. ¡Cuántos miles de jóvenes han vivido una experiencia semejante! Los salesianos estamos en el corazón de la Iglesia, pensé, para la gente sencilla, para los pobres hijos del pueblo.

Así es y así lo transmitió Don Bosco. Las Memorias Biográficas nos han hecho llegar algunas de sus preocupaciones en forma de recomendaciones que el propio Santo atribuye al Papa tras una visita al Vaticano en 1869. No es difícil descubrir en estas líneas el corazón y la inquietud de nuestro padre:

“Conformaos siempre con los pobres hijos del pueblo. Educad a los jóvenes pobres, no tengáis nunca colegios para ricos y nobles. Cobrad pensiones modestas, no las aumentéis. No toméis la administración de casas ricas. Mientras eduquéis a los pobres, mientras seáis pobres, os dejarán tranquilos y haréis el bien”.

La Congregación Salesiana nació – lo dice el propio Don Bosco – de la visita a las cárceles y de la experiencia de encuentro con los jóvenes pobres en los arrabales de Turín. La “obra de los Oratorios”, como viene descrita en el acta fundacional de la Congregación Salesiana pretende ayudar a salir de la miseria, de la ignorancia y de la falta de instrucción religiosa a todos aquellos a los que la vida ha esquinado y les ha privado de la oportunidad de vivir como personas logradas.

Don Bosco estará siempre preocupado, hasta el final de sus días, por mantener este espíritu. Nosotros somos, dirá en muchas ocasiones, “para los jóvenes pobres”. Hoy sabemos que hay nuevas fronteras que alcanzar, allí donde los jóvenes están en descampado y sufren antiguas y nuevas pobrezas, donde son excluidos del sistema y vulnerables a cualquier agresión. Ese es nuestro éxodo, nuestra travesía del desierto, hacia la tierra prometida: los jóvenes pobres, abandonados y en peligro.

Este es el reto de toda la familia salesiana, más de ciento cincuenta años después de que Don Bosco decidiera, inspirado por el Espíritu, con un grupo de muchachos que habían crecido con él, dar vida a una Congregación para ocuparse, espiritual y materialmente, de “los pobres hijos del pueblo”.

4 Comentarios

  1. MARI CARMEN MONTOYA

    Mucho más visible este testimonio de gratitud en los pueblos, donde las oportunidades son más escasas. Mi familia lo sabe. Mi padre es uno de ellos. Yo también. Gracias, Pepe

    Responder
  2. Daniel millán

    Qué necesario es recordarlo día a día mirando a nuestra fuente y a nuestro origen
    Un abrazo grande amigo

    Responder
  3. Antonio

    Yo también fui uno de esos y quedé muy agradecido a los salesianos de aquella casa. Pude situarme en la vida gracias a la iniciación que recibí.

    Responder
  4. Miguel ángel Nuin Ugarte

    En tiempo de la postguerra,al externado del colegio salesiano de Pamplona íbamos muchos chicos del casco viejo Todos de familias pobres y trabajadoras.,que pagabamos lo que podíamos y cuando podíamos. Era nuestra segunda casa. Aquellos salesianos se desvivian por nosotros. Los domingos íbamos al oratorio ,y por la tarde asistíamos al teatro de los internos que interpretaban obras como «La vida es sueño» «Condenado por desconfiado» Guerra galana etc. Como libro de lectura teníamos el «Juanito.» Comparábamos la pobreza del niño Juan Bosco cuando iba a la escuela distante varios km.en invierno desde su casa de I Becchi con nuestra pobreza. Por lo menos nosotros desayunábajmos un vaso de café con leche.De mi cclase salimmoas l seminario salesiano cuatro alumnos de la clase. que hemos entregado al vida a los jóvenes, correspondiendo a lo que aquellos salesianos de Pamplona hicieron pon nosotros bajo la protección de San. Juan Bosco.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…

Don Bosco y las bandas latinas

Don Bosco y las bandas latinas

La violencia de los sucesos y la frecuencia con la que aparecen noticias relacionadas con las acciones de las bandas...