¡No matarás! (2)

15 junio 2022

Artículo original publicado en Vida Nueva el 11/06/2022

Fue noticia mundial la matanza de 19 niños y dos profesoras en Estados Unidos. Y fue noticia por la cantidad de personas asesinadas –niños, para más inri–, porque, por desgracia, estos sucesos son más frecuentes de lo que los medios reportan.

“Los tiroteos en escuelas se han convertido en emergencias recurrentes en EE.UU., con 26 casos registrados el año pasado”, según EdWeek, publicación especializada en educación. En 2012, en la escuela Sandy Hook de Connecticut, murieron 20 niños y 6 adultos. Es, parece, el triste récord.

En un informe publicado días atrás, el FBI indicó que la cantidad de tiroteos en todo el país aumentó considerablemente en 2021, en concreto el doble de los registrados antes de la pandemia.

Una incoherencia

Se me hace muy difícil entender, por no decir imposible, que una sociedad como la estadounidense no se levante en masa para reivindicar el fin de esta situación. Más aún, que la Asociación Nacional del Rifle, que defiende el derecho a poseer armas de fuego “para la defensa personal o actividades recreativas”, exista, y tenga cinco millones de socios y realice asambleas multitudinarias con la presencia de algún expresidente.

Por otra parte, la sociedad estadounidense pasa por ser una de las más religiosas y creyentes. ¿Qué incoherencia es esta? ¿Es inconsciencia, es hipocresía…? ¿Qué es?

En Paraguay, país donde viví 18 años, muchas familias disponían de un arma de fuego, supuestamente para “defensa personal y familiar”.

La realidad es que, por cada caso que alguna de estas armas haya servido para defensa propia, hay otros 99 en los que han sido utilizadas para herir o matar, a veces a desconocidos, pero casi siempre a miembros de la familia, vecinos, amigos… Es el resultado de la combinación de las armas con el alcohol, las drogas, una cólera desmesurada y no controlada, unos celos enfermizos… O bien el final trágico de una disputa ridícula y banal por un punto en un partido informal de voleibol entre amigos y vecinos. A ello hay que añadir los “accidentes” por la manipulación indebida de las armas de parte de sus poseedores o, peor aún, de sus hijos menores de edad.

Líder en religiosidad

Curioso: también Paraguay es líder, a nivel latinoamericano, de religiosidad popular… ¿Dónde queda Jesús de Nazaret, el Príncipe de la Paz, con su mensaje de amor y fraternidad, con su llamada a perdonar y a amar incluso a los enemigos?

¡Que venga tu Reino, Señor, Reino de paz!

P.D.: Terminado de escribir este texto el Domingo de Pentecostés, me entero por las noticias que en la noche del sábado hubo 11 tiroteos en Estados Unidos, con 16 muertos y 61 heridos… Son 245 en lo que va de año. ¿En qué mundo vivimos?

­+Cristóbal López, sdb

                                                                                     Arzobispo de Rabat

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar…

Señas de identidad salesiana

Señas de identidad salesiana

Había ganas de fiesta. Tras estos dos años especiales a causa de la pandemia, la Familia Salesiana ha vuelto a...