TAMBIÉN EN VEJER, CLÍO ESTÁ DE LUTO

De andar y pensar   |   Paco de Coro

20 marzo 2024

  1. Las musas

Hay electricidad en el aire, mientras pienso en la Grecia antigua.

No, no se trata de elecciones, colegios electorales, recuento del voto.

Se trata de recordarte que en aquella Grecia,

la de Hesiodo, Herodoto o Jenofonte, las artes estaban ligadas

a la inspiración de las musas, que eran nueve.

Calíope, Clío.

Erato, Euterpe.

Melpómene, Polimnia,

Talia, Terpsícore

y Urania.

Entre ellas se encontraba Clío, la masa de la historia,

y su función era la de mantener vivo el recuerdo

de los acontecimientos

que debían permanecer en la memoria de las gentes.

Con las manos hacendosas

de uvas moscatel bajo a la Plaza de España.

Sin interrumpir por la luz, “la salada claridad” de Alberti,

sigo mi rumbo, conduciendo los pasos,

por las empinadas calles

de la madrugada.

Era la Asunción de María en Vejer.

Es decir, que la calle vejeriega

no ha perdido su rumor de viejo cuchillo

tiritando bajo el polvo de los siglos:

Que no decaigan los focos de la verdad.

Clío, la lusa de la historia, está de luto

como consecuencia de una decisión

de este y de otro Ministerio de Educación:

Quiere que toda nuestra historia se limite

a una brevísima relación en lo que se refiere

a lo acontecido antes de que en nuestro país

hubiera una constitución, es decir,

antes de 1812.

Y eso es

una locura desamor.

En vano, amigo Antonio,

aquí el tiempo –tanto– dejó arrugas en el paisaje,

del “furor de los brazos blanquísimos de las olas” (Hierro)

hasta los ojos verdes de las gaditanas

que quieren escuchar el mar: y ver el viento,

hasta “el silencio sonoro”,

–presente la palabra de San Juan de la Cruz–

de la redes de los pescadores del atún rojo,

nadando en el irrepetible océano inmisericorde

de todas las depravaciones,

de todas las bellezas,

de todas las culturas,

de todas las iglesias,

de todas las heridas humanas

que asaetean a inmigrantes desaparecidos.

 

  1. Que le den

Con el límite de los espejos desgastados,

traigo las nuevas leyes

que quieren poner los cuernos a nuestra historia.

Se trata de olvidar a la Hispania romana, (¡pero hombre!)

una de las provincias más importantes

que configuraron aquel imperio.

Que le den a Aníbal

que cruzó los Alpes y estuvo a punto de cambiar el curso de la historia,

tras las batallas en Italia misma de “Tessicco, Trevia, Trsasimeno y

Cannas”, cantábamos en el parvulario de posguerra.

Que les den a cesarianos y pompeyanos enfrentados

en Munda, allá por Murcia

por el control del Imperio:

Que les den a los cuatro emperadores béticos:

Trajano, Adriano, Teodosio y Marco Aurelio.

Se trata de dejar a un lado la monarquía de los visigodos

que en sus tres siglos de permanencia

transformaron España de una nación cultural

a una nación política,

con el impulso complementario de la Iglesia ya católica, que no arriana.

Y que le den a Isidoro de Sevilla, autor de las Etimologías

–el Google– la gran enciclopedia, que contenía todo el

saber de su tiempo.

Amigo Antonio,

el sonar de las fuentes de la plaza de España en Vejer

halla repercusión

en lo cóncavo de la gruta de la tetería del Calífa

y en la música interior de Al Andalus.

Que le den a la califal Córdoba, que en el siglo X,

era con mucha diferencia

la ciudad más importante de todo Occidente

–cerca de un millón de habitantes, mientras

la capital del reino de León no llegaba a quince mil

y Lutecia –París– ni a cinco mil.

Que le dan a Abderramán III y al Alhakén II

y a Maimónides y a Averroes

que le den a los reyes Fernando III, Alfonso X,

a Isabel de Castilla y a Fernando de Aragón,

que en el cauce más íntimo del catolicismo

firme el pulso,

erizada la capacidad de lucha

desde una identidad poliédrica

acepta el destino de ser el eco

de una comunidad humana,

enigmática, poderosa, heroica, controvertida.

 

  1. Tenebroso

La atmósfera de Vejer

envuelta por azulejos sevillanos

deslumbra la ambientación de mi día.

Todo lo envuelve

todo lo matiza

todo lo enciendo.

La longitud de alcance de las nuevas leyes

del Ministerio de Educación quiere tomar

encampanadas revanchas de lo que califica “memoria tenebrosa”.

Tenebroso lo que pasó en Las Navas de Tolosa en 1212,

donde la cristiandad hispana se jugaba el ser o no ser

frente a los almohades

llegados del norte de África.

Tenebroso el reinado de los Reyes Católicos,

lo que es arrinconar a Cristóbal Colón

y desconocer la importancia del descubrimiento

de América.

Tenebroso saber quienes fueron monarcas como

Carlos I y Felipe II

y Juan Sebastián Elcano,

el primero que dio la vuelta al mundo

o quiénes fueron Hernán Cortés, Fernando de Soto

y Cabeza de Vaca.

Tenebroso conocer por qué hoy hay más

de quinientos millones de personas que hablan español

y por qué las universidades más antiguas de América

fueron fundadas por los españoles.

Tenebrosa la presencia de El Greco en Toledo

de Martínez Montañés y Murillo en Sevilla

de Gregorio Fernández en Valladolid.

Tenebrosa la presencia de Velázquez

en el Museo del Prado, de Madrid,

si es que tienen interés en visitarlo

y qué hacían los tercios de infantería española

rindiendo Breda en el siglo XVII.

Tenebrosa la estampa de la galera real

de don Juan de Austria en el Museo Marítimo de Barcelona,

porque no sabrán quién fue

ni qué fue la batalla de Lepanto.

 

  1. Alusiones corteses

Clío está de luto,

porque nuestros escolares de España, Andalucía, Cádiz,

y Vejer de la Frontera

tendrán muchas dificultades para comprender

por qué se levantaron y se encuentran en su emplazamiento

obras como la Mezquita de Córdoba,

la catedral de Sevilla,

la Alhambra de Granada,

el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial

la catedral de Cádiz

“San Salvador”, “La Concepción” y “La Merced” de Vejer.

Por qué El Greco pintó cuadros como el “Entierro del Conde de Orgaz”

o Velázquez “La rendición de Breda” o “Las Meninas”.

Por qué Martín Alonso de Mesa esculpió la estatua de la Virgen de la Oliva

o Francisco de Villegas el retablo de San Salvador,

y la imagen de Jesús Nazareno

o la epigrafía latina, nada menos,

de las ermitas visigodas vejeriegas de

San Ambrosio y de la Oliva. Nada menos.

Amigo Antonio, querido párroco de Vejer:

No soy una de esas personas que se mueren

por llevar la razón,

pero, a veces, me tranquiliza saber

que no estoy del todo desencaminado.

Vejer de la Frontera es

la batalla de la Janda y la conquista árabe de Hispania,

la ganadería del vejeriego Juan Bueno en Cádiz,

Don Alonso Pérez de “Guzmán el Bueno”,

Bartolomé Clavijo en América,

el capitán Bartolomé de Amaya,

Lal-la Zohra y sus hijos,

Sor Dolores Novoa, la hija de la Caridad…

Con estas alusiones de simple cortesía

quiero denunciar sencillamente el atropello suicida

de unas autoridades que están dispuestas a borrar

la memoria de lo que a lo largo de muchos siglos

ha contribuido a configurar lo que llamamos

España.

Son ganas de enredar. Y de ensuciar.

Y de perder el tiempo. ¿Tú crees?

¿O de desventrar un país desde dentro

y con la gente dentro?

1 Comentario

  1. Antonio

    Bravo por la historia bien contada… magnífico Paco…situarse en la panorámica de Vejer para enseñarnos lo que acaece hoy… Bravo.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

También te puede interesar…

Familia, refugio y esperanza

Familia, refugio y esperanza

Miles de jóvenes en el mundo no gozan del calor de sus familias cuando se encuentran inmersos en procesos migratorios buscando nuevas oportunidades. ¡Qué importante es la familia que acoge, que educa, que da amor…!