Cada vez que veo este vídeo me emociono profundamente

El Rincón de Mamá Margarita

6 junio 2018

Oír el sonido de otra voz  humana. Oír, aunque no entiendas las palabras. Escuchar y dejarse arrullar, arropado por esas vibraciones. Oír… y ver que otra persona se dirige a ti y te habla.

Esa expresión de feliz sorpresa del bebé, esa emoción, lo dice todo.

Y eso me lleva a pensar en las palabras. Frases que pueden hundir o encumbrar, iluminar,  esponjar o devastar.

Y, sobre todo, en lo que no son palabras: el tono, la cadencia – los expertos dicen que   el 97% del mensaje que transmitimos cuando hablamos -, la expresión…  

Qué  maravilla y qué arma tan poderosa .

Cuando somos niños interiorizamos todas esas palabras, todos esos sonidos, todas esas cadencias y con ellas construimos nuestro lenguaje interior y nuestra identidad. A través de ellas nos sentimos valiosos, dignos de ser queridos, brillantes… Está en nuestra mano como educadores.

Y me vienen a la mente también todos los seres humanos que viven en el silencio. Por obligación, por falta de compañía, ¿por nuestra desidia? Sin sentir la alegría de ser hablado y escuchado.  

Y , llegados a este punto, no me sale más que preguntarme  ¿Qué sonido has  sido hoy?  ¿para quién?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

También te puede interesar…

La gratuidad del amor de Dios

La gratuidad del amor de Dios

A las puertas de la Cuaresma y en el día de San Valentín, me apetece hablar de amor, del amor más puro y gratuito que...