Dos mujeres, una misma misión

El Rincón de Mamá Margarita

25 noviembre 2022

Marta M. Peirat

Ser baluarte, inspiración, icono de la humildad, el servicio y la entrega.

Ayer 24 de noviembre, en toda mente salesiana hay un recuerdo a María Auxiliadora. Hoy 25 de noviembre, en todo calendario salesiano, tenemos el recuerdo a Mamá Margarita, madre, esposa y cristiana. Y además, a partir de este domingo, 27 de noviembre, comenzamos el camino del Adviento, esperanza para todo cristiano. 

Estas dos mujeres están unidas, atadas por tantas virtudes que comparten, que la una imitó de la otra y que la primera nos dejó como inspiración a todas las madres para alumbrarnos el camino de la maternidad, el servicio y la entrega.

M Mamá Margarita fue Madre de un hijo excepcional, Juan Bosco, al que educó, cuidó, guió y acompañó hasta el final de sus días. Como todas las madres, deseaba ver a sus hijo construyendo su propia felicidad y no dudó en 1846, en dejar su casa y partir al Oratorio para ser la Madre de los muchachos del Oratorio, llevando lo único que tenía: un collar y un anillo de oro, que fueron vendidos para comprar pan para los niños del Oratorio.

A  Mamá Margarita tenía un gran corazón preparado para la acogida, atendía a todo joven que se le acercaba necesitado de consuelo o cariño. Y con un discernimiento capaz de reconocer la voluntad de Dios y acogerla en su corazón. En 2006 fue declarada venerable por el papa Benedicto XVI y fue, sin saberlo, la primera cooperadora de la obra educativa de los Salesianos, que reconocen que la Congregación nació por su acompañamiento y sus aportaciones al Sistema Preventivo.

M Mamá Margarita fue una mujer orante, humilde, obediente a la voluntad de Dios. En silencio, en soledad, en intimidad oraba a Dios por su hijo y el mantenimiento de la obra que Dios estaba haciendo a través de él. Fue una mujer fuerte, con las ideas claras y la fe inquebrantable. De estilo de vida sencillo, sin estudios, siempre se preocupó de la educación cristiana de sus hijos, de temperamentos muy diferentes con humildad y siendo razonable con ellos, aunque más de una vez se vio obligada a tomar decisiones extremas, como tener que mandar fuera de casa a Juanito Bosco para preservar la paz en casa y ofrecerle la posibilidad de estudiar.

A Ella fue la primera y principal cooperadora de Don Bosco y, con su amor hacia los demás y su amabilidad hecha vida, aportó su presencia maternal al Sistema Preventivo. Fue así como, sin saberlo, llegó a ser la cofundadora de la Familia Salesiana, capaz de formar a tantos santos, entre los que se encuentran Domingo Savio y Miguel Rúa.

A unos días empezar el nuevo tiempo litúrgico, la relación de esta gran mujer, con María personaje principal del adviento, madre de ‘el Mesías’ se hace patente. Que la esperanza que desborda María y la entrega de Mamá Margarita, nos ayuden a acoger al niño que va a nacer en nuestros corazones y a ser testigos de la gratuidad de Dios.

Mamá Margarita

Margarita Occhiena nació el 1 de abril de 1788 en Caprigli, en el norte de Italia. Cuando llevaba cinco años casada, enviudó, con tan sólo 29 años, tuvo que sacar adelante a su familia en medio de la hambruna que asolaba Europa. Cuidó de la madre de su marido y de su hijo Antonio, a la vez que educaba a sus propios hijos, José y Juan Bosco.

Acompañó a Don Bosco en su camino hacia el sacerdocio y a sus 58 años abandonó la tranquilidad de su casa, en su pueblo, para seguirle en su misión entre los muchachos pobres y abandonados de Turín. Durante diez años, madre e hijo unieron sus vidas con los inicios de la Congregación Salesiana.

Murió en Turín a los 68 años de edad, un 25 de noviembre de 1856 y una multitud de muchachos lloró por ella como por una madre, acompañando sus restos al cementerio.

El 23 de octubre de 2006, el Papa Benedicto XVI declaró Venerable a Mamá Margarita e inició su proceso de beatificación porque “consta que ha ejercitado, heroicamente, las virtudes teologales de la Fe, de la Esperanza y de la Caridad, tanto hacia Dios como hacia el prójimo, así como las virtudes cardinales de la Prudencia, Justicia y Templanza, y otras virtudes anejas a éstas”. Así, Mamá Margarita pasó de Sierva de Dios a Venerable y está en curso su proceso de beatificación.

1 Comentario

  1. Silvia Benitez

    Hola: soy Silvia de Montevideo Uruguay, madre de sdb. En nuestro país hace 33 años los padres y madres de sdb formamos una Asociación que se llama Mamá Margarita(AMM). El motivo x el cual fue creada la asociación era el apoyo entre los padres de consagrados a imagen de mamá Margarita apoyando a Juanito. El estar con nuestros hijos y ayudar emocionalmente y económicamente a los distintos oratorios y colegios es nuestro objetivo. Acompañamos a los padres de novicios también para contener a nuestros hijos fundamental en su vocación.
    Rezamos x la Canonización de Margarita . Gracias x toda la información recibida saludos atte Silvia Benitez

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…

El Viacrucis

El Viacrucis

La decimoquinta estación Nacimos de las manos de un pintor. Luego, recalamos en una tienda de objetos religiosos de...

Levanta la cabeza

Levanta la cabeza

Son muchas las noticias y artículos en medios que alertan del peligro de las horas que niños y adolescentes pasan...