El verano salesiano entre bastidores

El Rincón de Mamá Margarita

6 julio 2022

IMAGEN: Jornada preparatoria del Camino de Santiago de FISAT en Salesianos Burriana.

Cogiendo el símil del mundo de la escena, observo entre bastidores la preparación de muchas de las actividades del verano salesiano en las plataformas sociales. En los proyectos socioeducativos, las colonias urbanas, campamentos y el Camino de Santiago son solo algunas de las propuestas estrella del catálogo de ocio educativo.

Detrás de cada excursión, estancia con pernocta o en el día a día de un mes de julio en un centro de día o PAE (proyecto de apoyo educativo) hay mucho tiempo invertido por compañeras y compañeros para que estas jornadas de verano sean especiales para los niños, niñas y jóvenes.

La logística de un campamento o la preparación del Camino de Santiago en el que este año participan 35 chicas y chicos de los proyectos de FISAT lleva semanas de preparación, incluso meses en el caso de la peregrinación a Santiago. Una dedicación y un tiempo que sin duda excede de lo estrictamente profesional, porque todo lo extraordinario conlleva una implicación personal y un compromiso de los equipos educativos sin lo cual, quizá saliera adelante, pero no de la misma manera.

Se preparan la mochila con ilusión pero también con la responsabilidad que supone hacerse cargo de 20 o 30 menores o jóvenes fuera del espacio habitual, lejos del patio del colegio salesiano. Y marchan a pasar unos días en los que su jornada laboral será de 24 horas.

Veo a Sara que se coge de la mano de dos niñas y se lanzan juntas al río; las niñas emocionadas por la proeza y ella, tras cuatro días de campamento, está cansada pero no deja de sonreír.

Luis lleva meses con el Camino de Santiago en su cabeza y en sus fines de semana; buscando rutas que luego emprende como entrenamiento con los jóvenes que este año se convertirán en peregrinos.

Ana ultima los preparativos para marcharse también al Camino, hoy se quedará hasta tarde para acabar los informes económicos del piso de emancipación antes de partir.

Isaac está feliz porque por unos días dejará el despacho y volverá a la intervención. Se incorpora como equipo 0 al Camino de Santiago.

El verano salesiano es vocación y gracias a las educadoras y educadores que lo hacen posible, los destinatarios y destinatarias de los proyectos se enriquecerán de unas experiencias que disfrutarán como niños y jóvenes que son, pero que valorarán mucho más cuando sean personas adultas.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…

Ojalá fueran eternos

Ojalá fueran eternos

Este mes ha sido un poco complicado, por una situación familiar delicada quiero recordar a esas personas que nos...