Fallece Alejandro Vivas Solá, salesiano coadjutor

7 septiembre 2018

l

 La inspectoría de África Central (AFC) ha comunicado oficialmente que el pasado martes 4 de septiembre de 2018, fallecía en Lubumbashi (República Democrática del Congo), a los 94 años, su religioso de más edad, el misionero salesiano coadjutor Alejandro Vivas Solá, de la comunidad de Afia Don Bosco de aquella ciudad. Sus restos mortales han recibido cristiana sepultura en Kafubu-Lubumbashi, el viernes 7.

En la comunicación enviada a la Inspectoría María Auxiliadora, se dice en francés, lo siguiente:

“El señor Alejandro Vivas ha sido un salesiano convencido y orgulloso de su vocación de salesiano coadjutor. Allí donde ha trabajado, incluso sin tratarse de una escuela, siempre se le ha visto ir al encuentro de los jóvenes durante el recreo para estar en medio de ellos, con ellos, y animarlos.
Apasionado del piano, sabía divertir a los destinatarios con su música.

Nuestro hermano tenía también una particular devoción a la Virgen María. Allí donde vivió y trabajó, mientras no le faltaron las fuerzas, dejó siempre la imagen de la Virgen dibujada por sus manos. Se puede decir de él, parafraseando al salmista: "Aún en la vejez, dio fruto".
Gracias, Alejandro Vivas por tu testimonio de vida salesiana sencilla, rica y profunda”.

Don Alejandro había nacido en Calella (Barcelona), el 6 de julio de 1924. Hizo el noviciado en Sant Vicenç del Horts donde profesó en 1942. Trabajó en Sarrià (1942-43), en Pamplona (1943-52), en La Almunia (1959-63), en Zaragoza (1963-70), en Ibi (1970-74 y 1975-79), en Alcoy-Juan XXIII (1974-75). En 1979 partió, desde la Inspectoría de Valencia, misionero a Lubumbashi.
Descanse en la paz del Señor. 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

También te puede interesar…

Aprendiendo a vivirBlogs
POV

POV

A nuestros adolescentes y jóvenes les ha tocado vivir la “realidad” de las redes sociales. En muchos casos, en ellas consumen videos en los que se les influye en sus percepciones de la realidad y autoestima, privándoles de la capacidad crítica para valorarlos en profundidad.