Finaliza el Campobosco: Enviados al mundo para dar testimonio de Cristo

7 agosto 2022

Comunicación Campobosco

l

Con el acto final de envío de los jóvenes, celebrado en la misa en la catedral de Turín, concluyó oficialmente el Campobosco 2022.

Los 14 autobuses que conforman el convoy del Campobosco (#CPB22) pusieron de nuevo rumbo a la ciudad de Turín, concretamente a Valdocco. 35 kilómetros que se realizan en una hora aproximadamente.

Alrededor de las 9 y media de la mañana volvieron a entrar a los patios de la presencia salesiana y, media hora después, el grupo A y el B realizaron sus visitas oportunas que el día anterior no habían hecho y que les quedaban por hacer.

Grupo A, por Turín

El grupo A, a diferencia del día anterior, tuvo un encuentro inicial de acogida en el anfiteatro del patio de Valdocco, con el saludo de Alejandro Guevara, director de la comunidad Valdocco-María Auxiliadora y Animador espiritual de la Asociación de María Auxiliadora (ADMA) en el mundo. Les explicó la motivación del día, antes de iniciar la visita al Turín salesiano.

En unas 3 horas, los jóvenes pudieron visitar la estatua de Don Cafasso, la Consolata, la Iglesia de San Francisco de Sales con su sacristía, la Obra Social de la Marquesa Barolo, el mercado de Porta Palazzo o el Cementerio de San Pedro in Vincoli. Después, este grupo tuvo tiempo libre para comer y visitar aquellos lugares característicos de la ciudad. Unos aprovecharon la ocasión para conocer la ‘Mole Antonelliana’, donde se encuentra el museo del cine y unas inmejorables vistas de la ciudad desde su mirador; el Palacio Real, las Plazas de Castello, San Carlo o Vittorio Veneto, el río Po, el Palacio Madama o la Via Garibaldi y la de Roma, entre otros lugares de interés. También aprovecharon para hacer las pertinentes compras de regalos y suvenires para familiares y amigos.

Grupo B, en Valdocco

Al mismo tiempo por la mañana, el grupo B recibió el saludo del Rector de la Basílica de María Auxiliadora, el salesiano italiano Michele Viviano, con el que tuvieron un momento de silencio y oración. “Don Bosco te dice a ti ‘bienvenido, he esperado tu llegada’”. Centró su saludo en la importancia de María Auxiliadora, en el cuadro de Lorenzone, donde a uno se le va la vista cuando entra al templo, en el cuadro del altar de Don Bosco, en el que él no es el protagonista, sino Ella. “La casa de María es la casa de Jesús, la casa de cada uno de vosotros. Si queremos a Don Bosco no podemos no querer a María Auxiliadora. Si ellos están en nuestras vidas, sabréis lo que son los milagros”, animó a los jóvenes. Y concluyó diciéndoles que “la Basílica no es de los salesianos, es de los jóvenes. Estoy muy contento de verla hoy tan llena de jóvenes”.

Tras este primer momento para el grupo B del Campobosco, los participantes realizaron la visita a las tres zonas de la presencia salesiana en Valdocco: el Museo Casa Don Bosco, la Basílica de María Auxiliadora y las iglesias y patio.

Después de la comida, por el calor que hacía este día en Turín, se cancelaron las actividades de juegos en el patio, como sí pudieron hacer el grupo A el día anterior. Algunos de los jóvenes aprovecharon el tiempo para tener un momento de oración y recogimiento en la Basílica de María Auxiliadora antes de despedirse de la casa madre de los Salesianos y desplazarse a la catedral de Turín.

Momento de envío

La tarde vino marcada por la celebración de la misa, a las 17:30 horas, en la catedral de Turín, “el Duomo di Torino”, dedicada a San Juan Bautista, y en la que se expone la Sábana Santa. La celebración fue presidida por José Miguel Núñez, Director del Centro Nacional Salesiano de Pastoral Juvenil (CNSPJ) de España y concelebrada por salesianos participantes en este Campobosco.

En el momento de la homilía, dirigida a una catedral abarrotada de jóvenes participantes del Campobosco, Núñez habló del gran número de santos que hubo en Turín entre 1847 a 1857, en un periodo en el que el espíritu se hizo muy presente. “El final del Campobosco ha puesto fuego en nuestro interior; queremos que se plasme en jóvenes audaces que sean capaces de cambiar el mundo, como Don Bosco pidió y logró en su tiempo”, les dijo. La Sábana Santa fue otra idea que transmitió a los participantes: “Esa tela lleva las marcas de Cristo, nuestra certeza de la Resurrección del Señor. Por eso, tenéis que contar a todos que Dios sigue haciendo milagros en nuestras vidas. Queremos pedirle a Dios que también nosotros llevemos su impronta en medio de los demás, como fue la Sábana Santa con Jesucristo”.

Los 780 jóvenes que participan en el #CPB22 fueron enviados a sus presencias salesianas de origen como testigos de lo que habían vivido en estos días intensos por Barcelona, Mornese o Turín, siendo portadores de una fe y alegría desbordante que proviene de una amistad afianzada con Jesucristo y con los santos salesianos a los que han visitado en este encuentro juvenil.

Tras este momento de envío llevado a cabo en la misa en la catedral, los autobuses con los jóvenes “campobosqueros” regresaron al Colle Don Bosco. A las 22:30 horas disfrutaron de una gran fiesta final, una velada con todos los jóvenes, en la que cada grupo preparaba un baile o juego y animaba a los demás participantes. ¡Una fiesta por todo lo alto!

Con esta actividad, se despedían de Italia. Muy temprano, al día siguiente, partirán de vuelta a Barcelona.

 

Sigue el Campobosco 2022

Facebook: MJS España

Instagram: mjs_es

Twitter: @MJS_es

Youtube: SalesianosEs



0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar…