La igualdad se construye día a día

El Rincón de Mamá Margarita

15 marzo 2023

Inmaculada Pérez

Inmaculada Pérez

Aunque Inma escribió su post para el día de la mujer, hemos querido publicarlo con una semana de margen. No sólo el 8 de marzo deberíamos acordarnos de la igualdad de derechos, sino cada día.

Mi reflexión en torno a esa famosa jornada que llaman de la mujer trabajadora, y aunque no soy muy partidaria de eso de los días, creo que debe ir encaminada en ese sentido, ya que nuestro pequeño rincón tiene como modelo a una gran mujer. Mamá Margarita una gran trabajadora y mejor persona, siempre dispuesta para educar, compartir, servir, ser generosa, paciente y respetuosa, fuerte y tierna a la vez. Fue una gran luchadora contra las dificultades sacando provecho de lo poco que tenía y aceptando la voluntad de Dios, pensando siempre en los demás antes que en su bienestar.

Mujer, bella palabra de cinco letras llenas de mucho amor, fe, ternura, paciencia, constancia, coraje y virtud.

A finales del siglo XIX, muchas mujeres emprendieron una lucha que protagonizó una revolución más importante que la tecnológica, consiguiendo a lo largo del tiempo, derechos como el voto, ocupación de cargos públicos, el trabajo, formación profesional, etc. En el día de hoy y en nuestro entorno cercano, la mujer participa en todos los ámbitos de la vida social, económica, cultural, artística y política. La mujer ha avanzado en todos los frentes de la vida, ha decidido que su único límite sea la ausencia de límites y que por tanto todos los retos son posibles. Pero a pesar de tanta evolución hay algunos aspectos limitantes a la mujer actual, compaginando la vida profesional con responsabilidad familiar y en el rincón más oscuro la malvada violencia de genero. Lo ideal es que mujeres y hombres nos encontremos en el camino de la igualdad.

Quiero lanzar un mensaje con el final de un bonito poema de Dulce García Borges a todas aquellas mujeres que son victimas de violencia y a aquella que:

– Aguantan dificultades.
– Llevan grandes cargas, pero tienen felicidad, amor y dicha.
– Luchan por lo que creen y saben que la Paz y el Amor no
se pueden fabricar, que se encuentran en el corazón.
– Se enfrentan a la injusticia.
– No aceptan “no” por respuesta cuando ellas creen que hay una solución mejor.
– Son fuertes cuando piensan que ya no hay más fuerza.
– Saben que un beso y un abrazo pueden ayudar a curar un corazón roto.
“¡Ah! Si quisieras
abrir puertas cerradas…
si no te cansaras
de poner macetas con geranios
en alguna ventana,
tus sueños volverían a ser sueños,
hechos de fuego, hechos de luz,
hechos de alas”

Todos hemos nacido del vientre de una mujer y somos iguales en derechos y libertades, hemos nacido igual, sigamos apostando para eliminar las diferencias de sexos.

Somos herederos de un soñador, y yo hoy os dejo mi sueño sigamos caminando creciendo como personas, siempre desde la igualdad, vivamos el presente, entendamos que el tiempo no retrocede es una regla para sentirse libre y disfrutemos de cada momento que nos regala la vida.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

También te puede interesar…

La gratuidad del amor de Dios

La gratuidad del amor de Dios

A las puertas de la Cuaresma y en el día de San Valentín, me apetece hablar de amor, del amor más puro y gratuito que...