Que una buena imagen no te robe el momento

El Rincón de Mamá Margarita

21 junio 2024

Joana Monzó

Joana Monzó

De camino al trabajo tengo el privilegio de encontrarme con el amanecer (ahora en verano ya no). Los colores del cielo viran del amarillo al naranja y es especialmente bonito cuando las nubes se tiñen de un color rojizo. Eso se llama arreboles matinales, sucede cuando los rayos del sol iluminan las nubes. Es una estampa tan preciosa como efímera que bien merece la pena detener el paso para contemplarla.

Muchas personas se detienen sí, pero para fotografiarla con sus móviles. Hacerse un selfie matutino y dar los buenos días a todos sus seguidores en redes sociales. A la que te descuidas y quitas el ojo de la pantalla ya se ha diluído la paleta de matices.

Un domingo cualquiera tengo el privilegio de tomar un aperitivo en una terraza de mi barrio. Como está al borde de la gentrificación el 80% de personas son turistas y/o autóctonos muy modernos de los que toman brunch. Cuando les sirven los cafés con leche con corazones, los zumos de naranja y demás, todo muy bonito y bien presentado, están como 10 minutos fotografiando el desayuno/almuerzo/comida desde diferentes ángulos. Posando con las mermeladas y el cruasán. A mí me parece divertido, la verdad aunque al mismo tiempo me inquieta y no entiendo esa necesidad de tener que inmortalizarlo todo.

Porque estamos hablando de un amanecer, que mañana se repetirá, aunque con colores distintos. De un desayuno que de nuevo comeremos aunque en otro sitio y con diferentes sabores…. Pero, ¿y cuando se trata de un momento que nunca volverá a repetirse?

Ese concierto que tanto esperabas, en el instante en que el grupo irrumpe en escena; esa actuación de final de curso de tu hijo, su acto de graduación. Hay momentos que jamás se repetirán ¿no es mejor absorberlos con los cinco sentidos que congelarlos en un instante que realmente nunca vieron nuestros ojos sino a través de una pantalla?

Las emociones quedan para siempre y no se pierden. Las imágenes puede que sí.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

También te puede interesar…

Un verano distinto

Un verano distinto

Con el curso ya terminado, los profesores iniciamos nuestras largas y merecidas vacaciones de verano, un tiempo de...

El nido y el ciprés

El nido y el ciprés

Estos días de verano son tan largos como la sombra del ciprés. Yo tengo uno en mi jardín, ya casi rebasa el tejado....

Una pizca de sal

Una pizca de sal

Con los primeros calores de julio, quiero recordar a Mamá Margarita como mujer, madre, amiga y vecina. Imagino su...