Su mirada

Aprendiendo a Vivir

23 noviembre 2023

Luis Felipe Prieto Vara

l

Con nuestros ojos vemos las realidades del mundo. Pero no todo lo tenemos a nuestro alcance. Con los ojos de otros podemos ver aquello que no somos capaces de ver con los nuestros.

De mi experiencia puedo deciros que hay una capacidad humana que es fundamental en la relación con los demás: la mirada.

Pero particularmente quiero hablaros hoy de “su mirada”, la mirada del otro o desde el otro; por la capacidad que tiene el hacerla consciente a la hora de entendernos mejor.

En toda comunicación hay más que solo lo que se dice con palabras, eso es obvio, pero incluso más allá también de la comunicación llamada no-verbal, están las emociones, la historia personal de cada uno, el momento vital…

Incluso, en muchas ocasiones, desde el silencio, solo con la mirada o como ilustra la imagen, mirando lo que el otro mira. Mirar “con sus ojos”, desde su mirada mirando juntos en la misma dirección… De manera que hay que “escuchar con la mirada”, interpretar los silencios, los gestos, la emociones implicadas y pasarlo por la propia experiencia, preguntarte qué significa todo ello para ti. ¿Qué está viendo que yo no logro ver?

Ejemplos

Dos hermanos quieren la misma naranja y discuten por ella (el final del cuento para otro día). Si no “traducimos” primero lo que realmente está diciendo cada uno (con sus palabras, gestos, miradas, emoción, intereses…) surgen los mal entendidos, se llegarán a mal interpretar las intenciones, los deseos y se podrá, desde la frustración, caer en la desesperación y toda una serie de emociones de signo negativo (no hay emociones malas, todas son buenas y hay que traducirlas, pero su carga e influencia puede ser negativa) e incluso desencadenarse un enfrentamiento abierto. Habrá que mirar desde el lado del otro. ¿Qué está viendo mi hermano en esta naranja?

Un “drama” adolescente como pueda ser una discusión con la bestie (Mejor Amiga) puede interpretarse desde una perspectiva “adulta” como algo relativo, poco relevante o incluso menospreciarse. A parte de recordando nuestra propia juventud, tendremos que traducirlo: ¿a qué equivaldría esto en “mi idioma”? ¿Una corrección de mi jefe? ¿Un mal resultado en una negociación importante?, etc. Mirarlo desde la mirada de ellos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

También te puede interesar…

Los 5 lenguajes del amor

Los 5 lenguajes del amor

Descubrí hace poco este libro. El pastor Gary Chapman lo escribió en los años 90, se ha traducido a 50 idiomas y...

Orígenes y Familia

Orígenes y Familia

En muchas ocasiones, nos cuesta pararnos a reflexionar acerca de lo que vamos viviendo y de las situaciones que van...