Tras casi medio año de guerra en Ucrania el compromiso salesiano con las personas refugiadas se mantiene implacable

12 julio 2022

ANS / Salesianos Comunicación

l

La ayuda salesiana sigue desplegada a nivel mundial, y desde España se canaliza mayoritariamente a través de la ONGD Bosco Global y Misiones Salesianas.

Después de 137 agotadores días de guerra -sangrienta, violenta, injusta, como todas las guerras- la Coordinación Salesiana para la respuesta a la emergencia en Ucrania está presenciando algunos signos que indican un cierto «cansancio» entre las personas donantes y voluntarias, quienes de diversas maneras hasta ahora han llevado a cabo la poderosa máquina de ayuda salesiana.

«Pero al igual que los desplazados y los refugiados no pueden permitirse ningún «cansancio», el compromiso salesiano sigue más activo que nunca y se desarrolla, como siempre, en varios frentes», explican desde la coordinación de la emergencia.

Transparencia y eficiencia en la ayuda salesiana

Sin contar con la fuerza de los grandes diarios o canales de televisión, pero gracias a la acción convencida y constante que realiza la Familia Salesiana a través de todos sus medios de comunicación, ya ha podido recaudar millones de euros, todos debidamente rastreados y destinados a proyectos en favor de la población ucraniana golpeada por la guerra.

«Debemos gestionar bien el dinero recaudado y ser previsores, ya que estamos viendo que existe un riesgo elevado de más necesidades para las próximas semanas. Debemos administrar nuestros recursos con cuidado, para que podamos continuar sirviendo a aquellos que han encontrado refugio con nosotros mientras lo necesiten”, explica el salesiano George Menamparampil, Responsable de la Coordinación de la Emergencia.

Y para que esta ayuda no desfallezca, la Coordinación continúa compartiendo todo lo se está haciendo, junto con muchas otras organizaciones y realidades, religiosas y no, para las personas refugiadas.

Algunos ejemplos de esta solidaridad

Además de la solidaridad económica, hay que destacar el compromiso diario con los refugiados. En Varsovia, Polonia, los niños ucranianos albergados en el campamento de verano salesiano, han realizado una visita a la histórica ciudad. La capital polaca sufrió mucho durante la Segunda Guerra Mundial. Pero la visión de la realidad actual, rica en belleza y serenidad, ha sido entendida como un buen augurio para el futuro de su patria, a la que muchos de estos menores regresarán una vez finalizada la guerra.

Mientras tanto, en cada encuentro con los menores refugiados y voluntarios salesianos, se descubre la complejidad del alma humana ante el dolor. Un ejemplo de ello es el joven Dniesk, oriundo de Kiev, hoy huésped de los salesianos en Ceske Budejovice, en la República Checa, para quien la huida y el traslado no fueron “un gran problema”. Sólo un cambio de residencia por un corto tiempo. Las lecciones, los estudios, los amigos, los juegos… como en cualquier otro lugar. «¡Nada especial!». Y a pesar de tener prácticamente a toda la familia en Ucrania luchando en las fuerzas armadas -con su padre y un tío ya herido en los combates-, es él quien da ánimo a los demás, asegurando: «No se preocupen, todo irá bien».

“Necesitamos detenernos, mirar hacia atrás, reflexionar y estar agradecidos. Con la gracia de Dios y el arduo trabajo de muchos de ustedes, hemos logrado cosas maravillosas para nuestros hijos y para sus madres”, concluyó el padre Menamparampil.

Se necesita seguir colaborando con los más vulnerables

Desde Salesianos España se continúa con el apoyo incondicional a las personas damnificadas por el conflicto y centra los esfuerzos en la atención de personas refugiadas llegadas a España y en la colaboración con proyectos de atención a las víctimas de la guerra atendidos en Polonia con el sostenimiento de la ONGD Bosco Global y Misiones Salesianas.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar…