“Puertobosco” anima con villancicos el Hospital de Puertollano

29 diciembre 2017

La Voz de Puertollano

l

Un grupo de jóvenes del centro junvenil Puertobosco del colegio salesiano de Puertollano han alegrado la mañana de este miércoles cantando villancicos a pacientes, usuarios y trabajadores del hosptial Santa Bárbara de Puertollano.

Un grupo de jóvenes del centro junvenil Puertobosco del colegio salesiano de Puertollano han alegrado la mañana de este miércoles cantando villancicos a pacientes, usuarios y trabajadores del hosptial Santa Bárbara de Puertollano.

El grupo estaba formado por José Carlos, Enrique, Raúl, Andrés, Victor, Adrián, Blanca y Marta.

Prácticamente han recorrido todas las dependencias  del centro hospitalario, desde la zona de urgencias, a la zona de consultas pasando por todas las plantas, incluida pediatría,  e interpretando, acompañados de guitarras y panderetas, villancicos y canciones,  con las que han  alegrado y felicitado la navidad a todos cuantos  se han encontrado a su paso.

Los teléfonos móviles de pacientes y familiares  han salido a los pasillos a grabar el momento mientras  otros agradecían simplemente con una sonrisa o un saludo la magia  navideña con la que estos jóvenes han llenado las plantas del hospital.

Un gesto,  que a iniciativa del centro juvenil Puerto Bosco se viene realizando desde hace años, y  que ha vuelto a ser muy  bien acogido  y agradecido por parte del director provincial del SESCAM  Francisco José García, el  gerente del hospital Cesáreo Peco , el director médico de la gerencia Luis Fernando García, el director de enfermería Carlos José Tirado y por todo el personal médico y sanitario del Hospital Santa Bárbara de Puertollano.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

También te puede interesar…

Aprendiendo a vivirBlogs
Vivir dando gracias

Vivir dando gracias

A veces pensamos que nuestra vida cristiana es una forma de vida en la que cumplimos ciertos mandamientos, ritos y costumbres, y que al final nos llegará un premio. ¡Qué equivocados estamos! Vivir así la vida cristiana puede causarnos agobio, ya que por mucho que...