Un proyecto de ayuda psicológica para los jóvenes de las presencias salesianas en Siria

21 marzo 2023

Comunicación Bosco Global

l

José Luis Navarro, coordinador de Animación Misionera de la Inspectoría María Auxiliadora, visitó recientemente Damasco, donde pudo conocer de primera mano la respuesta salesiana.

La presencia salesiana de Damasco (Siria) lleva a cabo, gracias al apoyo económico de la Inspectoría Salesiana María Auxiliadora (SMX), una experiencia terapéutica de tres días en la casa de espiritualidad de Maaret Sednaya, en la que participan semanalmente diferentes grupos de entre 20 y 25 jóvenes afectados por el terremoto en Alepo

La experiencia consiste en pasar unos días de convivencia en una casa de acogida con diferentes actividades lúdicas y deportivas, unidos a momentos de formación en grupos y acompañamiento psicológico y espiritual.

Durante los días 16 y 17 de marzo el salesiano José Luis Navarro, coordinador de Animación Misionera de SMX y miembro del Equipo Directivo de la ONGD Bosco Global, visitó la casa salesiana de Damasco, y especialmente este proyecto para conocer de primera mano la respuesta salesiana en el territorio.

La experiencia, aparentemente sencilla, ofrece a los jóvenes alepinos un “espacio seguro” después de tantos días de sufrimiento. “Pensemos que muchos de ellos han vivido durante su infancia la guerra en Siria, de la que se han cumplido recientemente 12 años, y después de la destrucción y muerte que esto ha supuesto, llegó de nuevo la desesperación en forma de terremoto. ¿Cómo ser capaz de asumir todo esto en la vida de cualquier persona, y especialmente en la de un joven?”, explica Navarro sobre lo compartido. 

De esto trata el proyecto que la casa de Damasco ha puesto en marcha: «de ayudar a estos jóvenes a asimilar y asumir en la vida esta situación de desastre, darles herramientas para digerir a nivel emocional  todo lo vivido y poder generar de nuevo en sus corazones esperanza de un futuro que esperemos sea mejor”, concluye tras la visita.

 

La organización de esta experiencia terapéutica está coordinada principalmente por la cooperadora salesiana Mariam Gosen, psicóloga profesional, y el director de la obra salesiana de Damasco, Daniel Kario, que junto con veinte voluntarios de la casa acogen a estos grupos de jóvenes llegados desde diferentes presencias salesianas del país. 

La mañana del 17 de marzo dedicaron el trabajo a una breve caminata desde la casa de acogida hasta el Monasterio de san Elías, situado en la localidad de Maaret Sednaya; en el camino conversaciones, cantos, y sobre todo acompañamiento por parte de los voluntarios damascenos y de don Daniel. A la vuelta, una comida sencilla preparada por madres voluntarias del grupo de Mamma Margherita de Alepo y Damasco”, narraba Navarro. “Por la tarde un poco de descanso, pues muchos de ellos por el estrés y la ansiedad llevaban días sin poder dormir bien, y una tarde de formación, de reflexión, de poder sacar a la luz todo lo que llevaban dentro, para concluir el día con un momento formativo para ofrecer claves a nivel psicológico para afrontar la vida desde lo que están viviendo”, finalizaba. 

El apoyo del Ayuntamiento de Málaga a la población damnificada 

A través de un proyecto impulsado por Bosco Global el Ayuntamiento de Málaga ha concedido 30.000 € para el proyecto: “Ayuda humanitaria y rehabilitación para la población damnificada por el terremoto en Alepo, Damasco y Kafroun”.

Gracias a este proyecto, en los próximos meses se desarrollarán distintas acciones:

  • Servicios de ayuda psicosocial ofrecidos en las obras salesianas de Alepo, Damasco y Kafroun.
  • Alojamiento gratuito a unas 550 personas entre el Centro Salesiano de Alepo y el Centro Salesiano de Damasco. Aproximadamente, dos de cada tres beneficiarios son ancianos/as, niños/as y mujeres.
  • Proporcionar alimentos calientes (3 veces al día) y ropa de abrigo para unas 1.500 personas entre los tres Centros Salesianos.
  • Actividades socioeducativas para niños/as y jóvenes de los centros Salesianos de Alepo, Damasco y Kafroun, con el objetivo de “liberación de traumas y alivio interior de cada uno de ellos”.
  • Apoyo en tareas y refuerzo educativo para niños/niñas y jóvenes de las tres zonas afectadas.
  • Bonos para alimentos y otros artículos de primera necesidad, para los hogares más vulnerables, de la población que se atiende a la hora de volver a sus viviendas.
  • Ayuda para la rehabilitación de viviendas, por los daños sufridos con el terremoto, al menos de 100 hogares vulnerables, para facilitar, lo antes posible, la vuelta a dichas viviendas.

La situación en Siria

El pasado 15 de marzo se cumplieron doce años desde el inicio de la guerra en Siria. Un conflicto que ha provocado más de medio millón de muertos, más de 2,1 millones de heridos y más de 13 millones de desplazados. Actualmente, los combates se limitan al norte del país, en la zona controlada por los rebeldes, pero las consecuencias siguen siendo dramáticas y se han agravado aún más con el terremoto.

Catherine Russell, Directora General de Unicef, afirma que 3,7 millones de niños están en peligro a causa del terremoto. El número de niños de entre seis meses y cuatro años que sufren desnutrición aguda grave aumentó un 48% entre 2021 y 2022.

Tras el terremoto, se calcula que 1,5 millones de personas en Siria se han quedado sin hogar y 5,4 millones dependen de la ayuda de emergencia para sobrevivir.

En los años más duros de la guerra, y ahora tras el terremoto, las obras salesianas en Siria siguen acogiendo a quienes más lo necesitan.

Hasta la fecha, la Inspectoría Salesiana SMX y Bosco Global han enviado a terreno un total de 52.000 €, pero las necesidades siguen siendo grandes y por ese motivo sigue siendo importante la colaboración.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

También te puede interesar…

Aprendiendo a vivirBlogs
Vivir dando gracias

Vivir dando gracias

A veces pensamos que nuestra vida cristiana es una forma de vida en la que cumplimos ciertos mandamientos, ritos y costumbres, y que al final nos llegará un premio. ¡Qué equivocados estamos! Vivir así la vida cristiana puede causarnos agobio, ya que por mucho que...