Dos de cada tres jóvenes consiguen empleo después de pasar por «Primera Experiencia Profesional»

26 marzo 2024

Comunicación Pinardi

l

Pinardi y la Comunidad de Madrid presentan los resultados de la evaluación de su programa Primera Experiencia Profesional (PEP), un proyecto para la empleabilidad juvenil y la inclusión social.

Dos de cada tres jóvenes con trayectorias de abandono educativo temprano y con un nivel de empleabilidad bajo son contratados tras participar en el programa de inserción laboral Primera Experiencia Profesional desarrollado por la Comunidad de Madrid y Pinardi.

421 participantes

Pinardi ha presentado esta semana la evaluación de su programa Primera Experiencia Profesional (PEP), en el que han participado 421 jóvenes con un nivel de empleabilidad bajo de la Comunidad de Madrid. Este modelo innovador pretende aportar soluciones a un problema estructural tan crítico como el desempleo juvenil y permite el desarrollo personal e inmersión laboral de los jóvenes en alianza con 14 grandes empresas referentes en sus sectores. Primera Experiencia Profesional es un proyecto de Pinardi y la Comunidad de Madrid, financiado por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, Unión Europea-Next Generation a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Entre las principales conclusiones de la evaluación, destaca la alta empleabilidad del programa: tras el mismo, dos tercios de los participantes consiguen un contrato de trabajo. Cabe destacar que el 48% de personas participantes de PEP son mujeres de entre 18 y 21 años; el 41 % son de origen extranjero; el 97% estaban desempleadas con una experiencia laboral media de menos de 6 meses y el 68% no tenía estudios superiores a la ESO.

PEP, también desarrollo personal

El programa no se enfoca únicamente en la inserción laboral, sino que, de forma diferencial a otros programas de inserción laboral, PEP apuesta por el desarrollo personal y la recuperación integral de las personas participantes, especialmente de su autoestima y su autonomía laboral, como paso previo necesario para adquirir habilidades que les permitan acceder al empleo o reingresar al sistema educativo. En ese sentido, destacan los siguientes datos:

  • El 90% ven mejorado su nivel de empleabilidad, 20 puntos por encima de los itinerarios de inserción tradicionales, y observan una mejora de sus competencias transversales como trabajo en equipo, flexibilidad, organización del tiempo, etc.
  • El 50,9% de las personas participantes aumentan su nivel de autoestima; el 43,8% mejora su capacidad de autonomía en el trabajo y el 31,7% ve sus perspectivas de futuro mejoradas.
  • Como consecuencia de todo lo anterior, el 58,4% se sienten más empoderadas al terminar el programa.

Si bien las experiencias vitales de los participantes son diversas y únicas, como parte de la evaluación, también se han identificado tres factores comunes que influyen en el abandono educativo-laboral de las personas participantes para las que PEP es una solución: un desajuste de expectativas sobre su futuro socioeconómico frente a la realidad de su situación actual; la ausencia de figuras parentales que transmitan valores de ética laboral, como la centralidad del trabajo en la vida, el rechazo al malgasto del tiempo o el valor del esfuerzo, entre otros; y eventos vitales significativos, como procesos migratorios, problemas de salud mental y ausencia de referentes familiares, entre otros factores de riesgo.

Antes no hacía gran cosa. No terminé el bachillerato. Estaba en una época bastante complicada de mi vida, pero de repente me llegó un correo de Pinardi y fue como, ¿qué será esto?” “Yo no tenía experiencia dentro de un trabajo y de repente llegar a un hotel y encontrarme con gente que ya lleva muchísimo tiempo trabajando, que ya sabe muchísimo de su oficio, eso me ha nutrido muchísimo”. “Me ha ayudado también el tema de hablar, de hablar en público, de hablarle a gente que no conozco”. “Los educadores han hecho un trabajo increíble. Hacen un trabajo muy bueno y siento que de verdad te ayudan en el proceso, te acompañan muchísimo”.

Valery Cadenas

oven de 20 años participante de PEP

«Hay tres elementos innovadores dentro del modelo de primera experiencia profesional. El primero es el trabajo conjunto y compartido de igual a igual entre las administraciones, las empresas y Pinardi. Las administraciones establecen un marco de referencia; las empresas son el elemento formador y que aporta la ética laboral que el joven necesita. Y la tercera pata, los equipos educativos de Pinardi que realizan un trabajo integral con el joven. El segundo elemento diferencial es esa triple mentoría que trabaja de forma continua sobre el joven. El mentor educativo de Pinardi; el mentor profesional de la empresa desde el ámbito de los recursos humanos o de la responsabilidad social corporativa; y el tutor que está en el día a día con el joven transmitiéndole el oficio. Y el tercer elemento diferencial es la flexibilidad. Hay un modelo definido y una metodología, pero con la necesaria flexibilidad para adaptarse a cada sector, a cada empresa, y definir un itinerario educativo personalizado con cada uno de los jóvenes. Esto permite dar una respuesta ágil, rápida, continua a las necesidades del joven y a las necesidades de las empresas».

Javier Doval

Director de Pinardi

Sobre PEP

Primera Experiencia Profesional es un proyecto con tres actores clave, Pinardi, Comunidad de Madrid y empresas referentes de diferentes sectores (cadenas hoteleras, logística, comercio, restauración, atención al cliente, construcción y mantenimiento) que trabajan en alianza para asegurar que los jóvenes tienen una experiencia de trabajo en un entorno real y su posterior incorporación laboral.

La metodología de PEP, que recupera la figura del aprendiz heredada de la propuesta educativa de los Salesianos, desarrolla un programa personalizado e individualizado para mejorar la empleabilidad de jóvenes con un abandono temprano de la educación-formación y baja cualificación laboral a través de tres fases: activación, inmersión laboral y cierre.

La fase de activación dura 3 meses y se centra en la orientación personalizada y recuperación de la autoestima y la seguridad de las personas jóvenes participantes. La segunda fase de inmersión laboral dura 2-4 meses y se trata de una formación laboral en un entorno real, que se realiza directamente en las empresas colaboradoras. Por último, en la fase de cierre se produce la incorporación laboral o el retorno educativo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

También te puede interesar…

ActualidadSocialssm
Claves para la detención precoz del suicidio en menores

Claves para la detención precoz del suicidio en menores

El Grupo Intereclesial de Protección a la Infancia y Adolescencia en Riesgo, conformado por varias organizaciones incluyendo Cáritas Española y la Subcomisión Episcopal de Migraciones y Movilidad Humana, ha llevado a cabo una jornada el 9 de abril, enfocada en la prevención del suicidio y la identificación temprana de conductas autolesivas en niños, niñas y jóvenes.